Inicio

Inicio     Galería     Sobre mí     Enlaces

martes, 15 de septiembre de 2009

pasos


Libreria Lello - Oporto.
Enya - Athair Ar Neamh



Los sentía, siempre los sentía, sus oídos eran realmente sensibles a cualquier ruido por muy leve que fuese. Quizá ello fuese la consecuencia de tantos años permaneciendo a la escucha, entrenándose así -sin apenas darse cuenta- para oír los que durante tanto tiempo llevaba esperando.

Siempre subían y bajaban, algunos se paraban en la mitad, como si pretendiesen despistar aquel desarrollado sentido, (que no era ni el cuarto ni el primero, puesto que de los cinco había perdido el gusto, el tacto y el olfato) pero nunca eran los que esperaba. Otros llegaban hasta su atalaya, desde donde podía verlo todo, le pasaban rozando, pero ni siquiera se percataban de su presencia, y realmente tampoco le importaba demasiado.

Algo estremeció su áureo cuerpo y rondó por un instante la imagen que en un tiempo pasado hizo que sus sueños quedasen atrapados para la eternidad. Volvió a su memoria el recuerdo de un aroma y de un instante apenas perceptible para el resto de los allí presentes, sus miradas se cruzaron mientras sus manos sujetaban el mismo libro...

Como si la gravedad no fuera un problema, se levantó del sofá donde descansaba por un rato (siempre atento su oído) mientras contemplaba como una joven pareja hojeaba una pequeña enciclopedia de arte e iban depositando entusiasmados su dedo en cada fotografía que aparecía en la pagina 25, aunque no parecía que fuese aquello lo que buscaban. Le resultaba muy entretenido observar en silencio a todos los visitantes que por allí pasaban. Lo peor eran las noches, extremadamente largas y aburridas, y los días en que ruidosos turistas se empeñaban en fotografiar cada rincón que descubrían, molestando con sus impertinentes y entrometidas cámaras, ¡como si nunca hubieran visto una librería!

Los oía por todas partes, unos lentos, otros inquietos, algunos indicaban nervios, otros aburrimiento y algunos desesperación, los había también entusiastas, melancólicos, firmes... los podía identificar uno a uno en medio de todos los demás, ya era un juego aburrido.

Aquel día era como todos los de principios de septiembre, caluroso, puede que sábado dado el continuo flujo de gente que iba y venia. Transcurría sin ninguna novedad, se estaba divirtiendo detrás de aquella simpática pareja, y además, no se daban cuenta de su presencia, con lo cual aun le resultaba más divertido. Por supuesto estaba en el piso superior, nunca salía de allí.

En menos de una fracción de segundo le pareció reconocer un sonido especial, no era un ruido cualquiera, era como soltar al aire mil notas musicales. Agudizó el oído, aun detrás de la pareja... Si!!! eran los mismos!!! Una extraña sensación se adueñó de sus pocos pero desarrollados sentidos, abandonó a los entusiasmados novios y se asomó a la escalera. Allí estaba... la veia subir aquellos viejos escalones, no caminaba, sus pasos eran parte de una danza, si, radiante, luminosa...

La siguió con la mirada, ella subió el ultimo escalón y como aquella vez se dirigió a la misma estantería, sus manos, sin dudarlo un solo momento extrajeron un libro, los dos hicieron lo mismo al mismo tiempo, por unos instantes el libro era lo único que se interponía entre ellos, él la miro, sus ojos poseían el brillo de la ultima vez que la vió, su piel la misma luz... pudo percibir su aroma y sintió como iban despertando sus olvidados sentidos.

Los instantes -fragmentos de un segundo- eran una eternidad, el tiempo se había detenido para ellos como si fuese un regalo. Intentó hablarle pero de su boca no salía un solo sonido, la imposibilidad de no poder articular una sola palabra le hacia sentirse fuera de este mundo. Ella atrajo hacia si el libro y abrió la tapa, se oyó un estridente sonido que rompió el momento. Rápidamente ella dejó el libro sin apenas tiempo de haber leído nada. Extrajo de su bolso un teléfono y confirmó que “enseguida saldría”. Dio rápidamente la vuelta, dirigiendose escaleras abajo, en vano, él intento interponerse en su camino viendo impotente como desaparecía ante sus ojos, oyendo ya en la lejanía aquellos pasos que tanto había deseado oír...

Inundado de una mortífera angustia ya vivida en otro momento, en otro tiempo y en el mismo lugar, se dirigió a la ventana viendo como de nuevo la volvía a perder. “No importa – pensó- seguiré aguardando”. Si en ese momento hubiera tenido lagrimas, habrian rodado en sus mejillas por ella.

Un cálido rayo de sol se filtraba por la vieja y hermosa ventana, traspasó su cuerpo descomponiendo la luz en mil colores dentro de la sala.

La pareja seguía dando vueltas admirando cada rincón de aquel bello lugar cargado de historia y con cierto aire romántico. Ella se fijó en el libro que continuaba abierto, se acercó a el y leyó la pequeña inscripción:

“Algún día cuando vuelvas, te estaré esperando, en el mismo lugar, si no es mi cuerpo, será mi alma”

Inscripción encontrada en el libro original editado en 1869.

Trigésimo Tercera Edición. 2009.


Lanzando un pequeño suspiro salpicado de melancolía dijo:

- Este es el libro que me recomendaron, ¡al fin lo encontramos!. Una bella dedicatoria de un amor. Supongo que el original habrá sido testigo del encuentro de los amantes.

53 comentarios :

Jota Ele dijo...

¡Qué bonito! ¡Qué precioso!

¡Y que maravilla de foto!

¡Enhorabuena, gallega de pro!

Besos.

Ñoco Le Bolo dijo...

___________________________________________
… con la mirada en TTT…

Curiosa foto. Esa simetría parece anticipar que al otro lado del espejo, de una buena fotógrafa, también hay una estupenda escritora.
Hala, pues adelante, que las letras son tuyas.

... alou'sil'es' desde CR & LMA
___________________________________________

JESUS dijo...

Muy bueno tu blog.
Una calidad fotográfica impresionante. Felicidades.
Jesús

Juan T.A. dijo...

Una ayudica que yo soy muy torpe para estas cosas: ¿al final se casan o no?
Y la foto, mi buen rato me ha costado para ver que no era un embudo enmedio de un engranaje de un motor, porque digo yo que eso es una escalera vista desde arriba, ¿no?, ¿o es un embudo?
Color, formas, perspectiva, originalidad y creatividad. Me gusta lo que veo
Bicos

Ángel Corrochano dijo...

Qué gran fotografía Merce!!!!
Impresiona, no sé muy bien como mirarla, pero me atrae, tal vez su complejidad sea el factor determinante. Si, bella y compleja. Excelente ...
... y emocionante el relato que acompaña a la imagen. Una bonita historia has desgranado con una delicadeza admirable.

Un abrazo

Amio Cajander dijo...

Sin palabras... me gustan estas combinaciones literarias/musicales cuando además vienen acompañados de una fotaza como esta...

volviendo a mi ser... tiene que emocionar ir a Portugal y encontrarse el nombre de uno escrito en el peldaño de una escalera :p

ruimnm dijo...

Geometricamente perfeita.
Esta livraria é um assombro, e não é de admirar que já lá foram rodadas cenas de alguns filmes.

Sergio López dijo...

Que bonita y rebuscada simetria. Muy bueno el angulo escogido para realizar la toma. Buen trabajo!

Saludos:)

Abi E. dijo...

Hola Merce, menuda foto, de esta escalera que parece dispuesta a engullirte si bajas por ella.

Pero ademas de buena fotógrafa he descubierto una buena escritora acompañando la imágen.

Besos

Anderea dijo...

Creí que había enviado un comentario...

La cnción, Merce. Qué bien elegida. Aporta luz generosa y tamizada.

Gracias por compartir tu inesperado, sorprendente y bellísimo escrito.

Un muxu, preciosa.

Logio dijo...

Como suele ser habitual yo tengo que decir la tontería del día:

Buena prosa, buena música, buena foto, pero en cuanta a la escalera, yo diría que gallega y no portuguesa; fijaos en las marcas de los pasos, están mas gastadas en los peldaños de abajo y eso es porque la gente llega a la mitad de la escalera y vuelve, justo como solemos hacer los gallegos.

Isabel Membrado dijo...

Además de dedicarte a la fotografía, también te has decidido a escribir? Si es que haces de todo ... y encima bien!!!
Besotes, guapa!!!

Raul dijo...

Bonito efecto optico conseguiste...
Un saludete

Andres Vargas dijo...

Hola Merce creo que las palabras sobran ante una imagen tan buena como esta Felicidades!!!

Araceli dijo...

Primero me encantó el encuadre ciertamente original de la foto, pero depsues que quedé fundida con la historia. Casi prefiero no saber la posible verdad y pensar que es una historia cierta. Que preciosa.

Jupp dijo...

Parabéns pelo post Merce ! Magnifica fotografia da escadaria de um edificio emblemático da cidade do Porto

Mario ISO101 dijo...

Ostras, la libreria Lello!! Qué recuerdos! Estuve viviendo en Porto un par de años, y la visité varias veces. Un sitio encantador, precioso... debo tener alguna foto por ahí con mi antigua compacta!
Saludos!

Andre M dijo...

A Livraria Lello do Porto é conhecida em grande parte devido a esta escadaria. Muitos são aqueles que ali vão somente para ver a escada e nem olham para os títulos dos livros!!
Também lá passei e fiz umas fotos. A escadaria é interessante de praticamente todas as perspectivas.
Ficam aqui os atalhos da minhas fotos se quiser ver:

http://escritoaluz.blogspot.com/2009/08/stairway-to-heaven-1.html

http://escritoaluz.blogspot.com/2009/08/stairway-to-heaven-2.html

http://escritoaluz.blogspot.com/2009/08/stairway-to-heaven-3.html

don fernando dijo...

Una auténtica maravilla. Ese rojo parace vibrar. Enhorabuena por esa gran fotografía y un abrazo.

Ana dijo...

Preciosa como siemprwe.
Tengo una duda, soy la única que en la foto le parece ver la cola y patas de un bogavante????
Va ser que todavía no estoy muy despierta,jeje

Besicos

triskel dijo...

Va a ser que yo tampoco estoy muy despierto -o muerto de hambre- porque lo primero que me ha parecido ver ha sido la cola de una cigala gigante... :-)

Gracias por tu comentario en mi blog. Cuando he visto el nombre del tuyo, he entendido porqué mi nick te llamó la atención :-)

Unas fotos preciosas acompañadas de un texto y de una música que completan un todo.

Te seguiré.
Saludos.

kiko esperilla dijo...

Que maravilla de foto Merce, tan rica en matices, sugerencias, evocaciones y muy bien compuesta. Lo del relato ha sido una agradable sorpresa que espero tenga continuidad. Un beso

Fernando Pagán dijo...

Hola Merce,has presentado una imagen muy bella,por su simetría y los colores. Tuvistes muy buena vista, al coger esa perpectiva. Saludos

Begoña Sánchez dijo...

Preciosa toma, todo un reto para la imaginación.
Encuadre perfecto, jugando con las formas.

Muy bonita Merce, felicidades
Bicos

Barreira dijo...

Moi chula. Para darlle voltas.
Saudos.

María dijo...

Hola, descubro tu blog, y me quedo viéndolo.

Saludos.

Khaos dijo...

La fotografía es excelente,pero el texto......no sabría que elegir si tuviera que hacerlo.
¡Enhorabuena por este trabajo!.

Saludos.

Javier dijo...

Pero Merce, querida amiga, ¿esas palabras son tuyas? Si es así, realmente me dejas asombrado y, por favor, regálanos muchísimos textos más. Y si no son tuyas, dime dónde puedo seguir leyendo.

Un besazo de un amigo que se ha quedado boquiabierto :O

PD: La foto maravillosa.

abueloscrisytoño dijo...

Querida Merce, quiero encontrar una palabra para definir esta entrada… ¡EMOCIONANTE!!!!!
La música acompaña mis pasos por esa escalera, que como buena gallega tanto me gusta bajar como subir.
Un abrazo. A.Cris

Mª Angeles y Jose dijo...

Que bonita y que sensacion mas estraña,Preciosa, muy buena.

Saludos.

Juan Carlos dijo...

Ostras que vértigo!!! Había que bajar por ahí????

Manuel - MGA dijo...

Mercedes... que te voy a decir, si te lo han dicho todo... , una foto magnifica....
(te cuento un secreto... yo tambien los oia...)

Felicidades wapa.

José Mª Lojo Rocamonde dijo...

Pero que bonita historia......

José Ramón dijo...

Un Blog muy interesante.

Un Cordial Saludo desdé Creatividad e imaginación fotos de José Ramón

haideé dijo...

Lo primero, la fotografía: Me recuerda a una película, Dune. Esa sensación de irrealidad, de belleza y de colorido que tanto me sedujeron de ella, de este imagen y de aquella película. Un excelente ojo para saber encontrar esa magia en lo fotografiado. Me encanta como creces :)
Segundo: Es curioso porque el texto me recuerda a otra película, pero esta vez no recuerdo el título. Es un bella historia. Tan sólo que yo no concibo el amor así, y me alegra, sinceramente :) Pero, si concibo que alguien lo entienda, viva y escriba así :)
Tercero y último: Cada vez me siento más una intrusa con la cámara... No sé lo que saldrá de todo esto...
Gracias, por que he disfrutado grandemente al sentir que progresas. Una artista fluyendo... :)
Un cariñoso abrazo

Mariluz dijo...

Qué bonito el texto, Merce.
Y la foto, es para estar mirándola un buen rato. Tiene una perspectiva que te invita a adivinar qué había más allá. Me gusta.
Bonita entrada.
Un abrazo!

Charly Morlock dijo...

Estupenda foto, me he tenido que parar un buen rato (muy buena señal) para identificarla y no marearme .
felicidades

Joan Canal dijo...

Buscaste y encontraste una buena simetria, y ese color rojo le da mucha vida que te invita a mirarla y mirarla.

Y bonita historia.

Saludos

Caçador dijo...

Um belo relato, uma belíssima foto. Me encanta essa simetria roja, me recuerda una valsa.
Dançamos?

Besitos

Andres Amarillo dijo...

Muy bonito el texto!!!! y muy buena historia

Tu página me recuerda mucho a la de Martín Gallego el cual acaba de publicar un libro con lo mejor de sus tres años de vida. y todas las fotos del libro van acompañadas de historias tan bonitas como está.
te aconsejo el libro.

“Algún día cuando vuelvas, te estaré esperando, en el mismo lugar, si no es mi cuerpo, será mi alma”
me encanto.

Eres muy buena y deberías plantearte sacar un librito. lo vendería como rosquillas :), además ahora sale gratis sacar un libro.

KIKELIN dijo...

Hola Merce guapa:

¡Que maravilla de texto y de fotografía!. ¡ Y las anteriores!
Cada dia mejor y con más arte, de verdad.
Es un honor que me eches de menos. Te lo agradezco un monton pero estoy en otras cosas (cursos, conflictos laborales,...) que me ocupan todo el tiempo. Pronto colgaré cosas y volverá la normalidad... tal vez 3 ó 4 meses...
Eres un amor, Merce.

Un besazo.

Kike

pizarrapilar dijo...

Bueno, bueno, bueno, que foto y que relato. Ya la vi el otro día cuando la pusiste, pero me surgió un imprevisto y no pude hacerte el comentario, y aquí vuelvo a ver y releer, y digo lo mismo que Javier, (Merce, querida amiga, ¿esas palabras son tuyas? Si es así, realmente me dejas asombrado y, por favor, regálanos muchísimos textos más. Y si no son tuyas, dime dónde puedo seguir leyendo.
Un besazo de un amigo que se ha quedado boquiabierto)
Solo cambio boquiabierto por boquiabierta.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Una flipada de foto...

Saludos y un abrazo!

LOLI dijo...

lo que hace la fuerza de una foto

LILIANA G. dijo...

HOLA MERCE DE NUEVO CONTIGO.
QUE BUENÍSIMA FOTO, QUE ENCUADRE PERFECTO!!! TAMBIEN EXCELENTE NARRACION, TU SI QUE ERES COMPLETA.
UN BESO DESDE ARGENTINA

LILIANA G. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ricardo dijo...

Me parece una imagen estupenda, la verdad que me ha encantado.
Enhorabuena.

Miguel Almeida dijo...

Olá Merce,
que maravilha de grafismo conseguiste com a escadaria da livraria Lello. É um local fabuloso.

...mar azul de Málaga...por Jose dijo...

que toma mas original..

me encanta

un abrazo desde el mar salado de Málaga...

William Alexander López dijo...

Preciosa fotografía, un relato sensacional. Me ha gustado mucho el angulo donde realizaste la fotografía, le da mucha profundidad.

Abrazos

Sonia dijo...

Que coincidencia!!!
Mañana colgaré mi visita a Oporto y también hice un par de fotos en esa librería.
Es que me quedé enamoradísima de ella pero había tanta gente que casi era imposible sacar una foto.
Qué bonita y qué recuerdos me ha traído.
Ha sido como un dejavú, guapa.

Moisés P. dijo...

magnífica entrada¡¡¡¡ fotografía, texto y música. Combinación perfecta....
besos Merce

A Ulloa en fotos dijo...

Uf. Cantos recordos me trae a Lello e canta envexa me da ver unhas fotos tan boas.

Parabens